Crónica de una noche extrema

El pasado 22 de abril por fin pudimos disfrutar del concierto que nos ofrecía Saga ProMusic, que nos había traído desde Valencia a los grupos de death metal SynlakrosS e [In Mute], acompañados en esta cita por los locales Infestus. Las entrevistas que habíamos ido realizando en el previo al concierto nos habían dejado con muchas ganas y, desde luego, nadie decepcionó.

DSC_4483

El primer grupo de la noche fue Infestus. Y la primera en la frente. Los sevillanos derrocharon energía de principio a fin del concierto y no se amedrentaron ante el alto escenario de la Sala X ni el escaso público que les veía (la gente no lleva muy bien eso de que los bolos empiecen a su hora). Para un grupo con una carrera tan extensa aún les queda mucho por recorrer, algo que también se entiende por la pausa de su formación, que no hacen mucho que han retomado. El escenario se les quedaba grande, sí, pero los amplificadores no.

Infestus juega a otro nivel. Al contrario que los otros grupos, dejan a un lado toda melodía del death metal para atacar con crudeza y agresividad y dejar al público sordo como solo este género puede. Con una eterna luz roja a la espalda que recortaba sus siluetas y un ritmo frenético que no dio respiro consiguieron crear un atmósfera absorbente digna del rollo underground que presentan. Fueron los que menos tocaron, solo ocho temas de sus anteriores trabajos, y los únicos que lo hicieron en español. Enhorabuena a Bárbara por este bautizo de fuego.

DSC_4361

Tenía muchas ganas de escuchar a SynlakrosS después de haberles descubierto de casualidad el año pasado en su anterior visita a Sevilla y, ahora que ya estoy familiarizada con el disco que presentan desde hace un año, Death Bullets for a Forajido, he disfrutado aún más si cabe del directo, que hace honor a la grabación.

En ocasiones, sobre todo al principio, me daba la sensación de que la guitarra solista de Iván y la voz de Patricia no estaban del todo bien ecualizadas (la una muy alta y la otra muy baja) aunque conforme avanzó el concierto la molestia fue desapareciendo. Además estrenaban guitarrista rítmico, Aarón, que encajaba a la perfección en el grupo pese a llevar tan solo un par de conciertos con ellos.

DSC_4511

Los veía en el escenario y la expresión que se me venía a la cabeza para describirlos era «saco de pulgas». Todo eran saltos, gritos y gestos para animar a un público que conforme avanzaba la noche se animaba más. Se limitaron a tocar canciones de su segundo álbum, que ya hemos mencionado, junto a dos versiones, a destacar una original cover de “Wish I had an Angel” con la mezcla de voces limpias y guturales de Patricia que, además, tuvo la humildad de acompañarnos mientras sus compañeros de grupo recogían el equipo para concedernos la entrevista pendiente para WAR. También os recomendamos el tema propio Just One Shot“, que dedicaron a las mujeres presentes.

Por último, cerró la noche el cabeza de cartel, el grupo más esperado: [In Mute], que nos traen con fuerza su primer álbum de estudio, Gea, acompañado de algunas canciones de su EP anterior, One in a Million. A estas alturas la sala ya estaba llena (no todo lo que nos habría gustado ni se habrían merecido los grupos y organizadores) y, el público, a tono. Nunca había tenido la oportunidad de verles en directo aunque a su alrededor se había creado un cierto halo de expectación gracias a todo lo que había oído y a lo que había aprendido sobre el trabajo que había detrás durante el ratejo que había hablado con Steffi y tenía muchas ganas de verles. Y me lo pasé muy bien y disfruté con mi cámara por primera vez en toda la noche.

DSC_4617Pude comprobar que ese «factor reptiliano» con que se define la cantante va mucho más allá del maquillaje: se mueve retorciéndose como una serpiente aunque la expresión de su rostro es mucho más humana. Gea es un canto al dolor y la furia del planeta e incluso sin haber leído las letras con anterioridad al concierto, no quedaba duda sobre lo que cantaba. El momento estelar de la noche se produjo cuando la cantante y lideresa saltó a la pista para organizar un wall of death al son de “Dance of Destruction”. La canción rompió y se desató el caos que no duró mucho, ya que nadie quería perderse nada de lo que sucedía en el escenario.

DSC_4612Fue una gran noche que todos disfrutaron y que se alargó incluso después de que la sala nos echara. Mi experiencia personal con el death metal es limitada, pero este concierto y las entrevistas que preparamos en torno a él me han servido para reflexionar sobre el género y cuánto puede variar de uno a otro. Infestus es un death metal duro, directo, sin florituras ni espectáculo, que va directo al grano y sonaría igual de bien en la Sala X que en un sótano sin luces. SynlakrosS es el más melódico y accesible de los tres, el único que combina voces limpias con las guturales y hace en ello un gran trabajo, otorgándole además un toque muy original del Oeste. [In Mute] reserva la melodía para los instrumentos, que no por ello dejan de conducirse con menos fuerza o intensidad, acompañados de una voz gutural especialmente expresiva y modulada. Cada grupo es un mundo y, desde Women And Roll, a los tres os deseamos lo mejor.

Anuncios

Entrevista a Steffi de [IN MUTE]

[In Mute] es el grupo del momento y Steffi García, su cantante, es una de las voces del death metal español en un género (aún) dominado por hombres. Acaban de sacar su primer álbum de estudio, Gea, repleto de letras comprometidas y ritmos cañeros de principio a fin, con el que ya están superando el gran éxito de su EP One in a Million.
Desde que en 2014 ganaran en Wacken, uno de los mayores concursos del panorama, la prensa les adora allá donde van. Este sábado estarán en la Sala X (con SynlakrosS e Infestus).  Hemos entrevistado a las líderes de estos tres grupos y aquí tenéis la primera parte. ¡Disfrutadla!

¿Quién te ha servido de inspiración para tu música?

Es una pregunta que me hacen mucho y hay gente que dice: “Ostras, Steffi, me pensaba que ibas a ir por otro lado”. Llevo cantando desde muy pequeñita y escuchaba The Police, Led Zeppelin…, la música que escuchaban mis padres. Ya cuando tuvo un poco más de afición propia me flipaban las voces de mujeres impresionantes, como Aretha Franklin, Whitney Houston…, ese tipo de voces virtuosas de la historia de la música. Hacia el rock y el metal no me adentré hasta que era un poquito más mayor. Cuando de repente aterricé en el metal, lo hice en la parte más extrema y más bruta. Recuerdo bandas tipo Cannibal Corpse y un montón más que ni recuerdo los nombres porque eran imposibles de decir; aquello era puro ruido pero me flipaba. Y luego ya poquito a poco me fui adentrando en bandas un poco más mainstream dentro del metal: Slayer, Metallica, Korn, Slipknot, Behemoth. He sido un poco de etapas. Si tengo que resaltar un artista por encima de todos, siempre diré Björk. Siempre me he inclinado a ese tipo de música. A pesar de eso, escucho de todo.

¿Cuentas con referentes femeninos o son mayoritariamente masculinos debido al estilo?

Creo que depende de lo que estés buscando dentro de la música. Me da igual de qué género sean. Dentro del metal lo que siempre he buscado son voces muy extremas con muchísimo rango vocal, con muchísima textura y me ha dado igual que fueran mujeres o no. Es verdad que para mí ha sido más fácil encontrar ese tipo de voces en referentes que eran masculinos, pero es cuestión de tiempo. El metal y la música en general son un reflejo de la sociedad en la que vivimos y, como ya sabemos, a lo largo de la historia ha costado mucho incorporar a la mujer a cualquier tipo de sector, ¿por qué la música no iba a ser menos? No es que haya una barrera para la mujer, es que las mujeres tenemos una condición en la cual a partir de una edad a lo mejor nos dedicamos a otras cosas. Bueno, salvo algunas locas que nos quedamos.

El metal, como otros tantos estilos, está dominado por los hombres y la mayor parte

dsc_0099_01_01

Imagen cortesía de Baquetas y Púas

de la presencia femenina se limita a la voz. ¿Por qué crees que sucede esto?

 

Si te digo la verdad, yo en el tema del metal no empecé queriendo cantar. A mí me flipaba el bajo. Me compré uno y estuve trasteando, hasta que me di cuenta de que cuando me ponía a practicar, como lo que yo llevo dentro es cantar, siempre cantaba a la vez que tocaba y era un desastre. Entonces me di cuenta de que, por encima de todo, mi pasión era cantar, pese a que sentía inquietud por otros instrumentos. No sé cómo será en el resto de mujeres. No tengo ni idea, no sabría explicarlo, pero sí que es verdad que las estadísticas apoyan un poco más eso.

De hecho, en tu grupo eres la cantante. ¿Cómo surgió? Entraste en un grupo que ya había tenido un hombre cantante. ¿Ese cambio fue fruto de un buen cásting o existía una intencionalidad previa?

Mi entrada en [In Mute] fue muy natural. Ni siquiera los demás miembros tenían idea de que querían una mujer o un hombre; querían una voz y una persona que se comprometiera con el proyecto. Por aquel entonces Alberto estaba en la banda y yo era fan de ellos, iba a sus conciertos… En algún concierto coincidió que alguna banda que compartía cartel con [In Mute] me invitó a subir a cantar una colaboración. No sé si es que les gustó o dijeron “esta de dónde ha salido” pero pensaron en mí cuando se marchó Alberto. Para mí fue un honor. Fui a probar y me quedé.

Antes de entrar en tu grupo actual, ¿tuviste algún otro proyecto, tal vez de otro estilo?

Sí, he estado en bandas desde los quince o dieciséis años. Estuve en un par de “bandas”, en las que nos juntábamos los amigos en un local a hacer un poco de ruido, a hacer versiones que nos molaban y pasarlo bien y destrozar un poco los temas de otros grandes músicos. Luego estuve en otra banda que no teníamos nombre. Molaba mucho. Me sirvió muchísimo porque yo tenía miedo escénico; era incapaz incluso de cantar delante de mis compañeros de banda. Cuando entré se tiraron tres meses sin escucharme cantar. Ponía la excusa de que el ampli no iba pero en realidad es que yo no quería que me escucharan. Luego estuve en otra que se llamaba Inner Fears. Con ellos sí que grabamos un pequeño EP que terminó por no editarse porque la banda se disolvió. Sí que hicimos conciertos y fue muy divertido. Era también metal, aunque más melódico. Hacía voces guturales también pero también voces melódicas. ¡Ah! Como no se editó, el mundo no lo ha visto. Luego llegó la propuesta de In Mute y me entregué en cuerpo y alma.

¿Cómo creaste tu imagen personal?

Yo veo una foto del primer concierto con In Mute y veo una foto de ahora y no soy la misma. Esto me ha cambiado como persona y me ha cambiado mi forma de ser y me ha cambiado la vida totalmente. El personaje reptil, caradura y dominante que soy a día de hoy encima de un escenario parte de la necesidad de apoyarme en algo para vencer ese miedo escénico y creerme a mí misma. Necesitaba algo con lo que estuviera cómoda y de repente encontré que encima del escenario podía ser yo misma pero la versión sin miedo. El factor reptiliano nació ante la adversidad, como todas las grandes cosas. En un festival en Avilés, en Diario de un subterráneo Fest, cuando estaba ya preparada para salir a escena, me agaché y se me rajó el pantalón de arriba abajo. Estaba la sala petada, un sold out brutal, mogollón de prensa, yo supernerviosa y se me raja el pantalón desde el culo hasta la rodilla. ¿Qué hago? Pues encontré unos leggins que tenía por ahí que estaban desgastados, me los puse pero se me transparentaba todo y dije: “¿Cómo distraigo la atención?”. La atención a la cara. Y entonces nació el inicio del maquillaje con las escamitas que hago. Recuerdo una foto en Metal Hammer que salió de mi perfil con ese maquillaje y me di cuenta de que lo había conseguido. Eso había que explotarlo más.

Dos de los tres grupos que vais a tocar el sábado venís de Valencia. ¿Es un buen momento para ser metalero en Valencia?

Sí, en Valencia siempre ha habido muchísima densidad de músicos, no solamente dentro del metal. De hecho, Valencia es una de las ciudades más densamente pobladas por músicos de todo el mundo. No es casualidad que Berklee haya abierto aquí una sede. No es solamente por el clima y el buen rollo. Siempre lo ha habido y ahora no sé si más que antes pero sí que es verdad que solamente en el pueblo donde nosotros ensayamos hay más de ocho naves de salas de ensayo y algunas de ellas tienen más de cuarenta locales y en los cuarenta locales hay a lo mejor dos o tres bandas en ellas.

Por vuestra experiencia, ¿dónde tiene mejor acogida este género? ¿En el norte o sur de España?

Yo creo que en el norte hemos tenido más afluencia pero también es verdad que hemos ido más. Por parte de promotores ha habido más reclamo en el norte que en el sur. A pesar de eso, cuando hemos ido al sur la acogida ha sido brutal. La primera vez que fuimos a Sevilla, por ejemplo, había casi doscientas personas. Cuando estuvimos en Jaén superbién y en Málaga igual, la gente muy entregada. En el norte siempre ha habido muy buena acogida, no sé si porque hay más cultura, más promotores que se dedican al tema o es más fácil mover a la gente. Teníamos muchas ganas de explotar muchísimo más el sur.

Acabáis de sacar un disco, Gea. ¿Cómo está siendo la acogida por el momento?

Brutal. No teníamos un pico de subida de trabajo como el que estamos teniendo con este disco desde Wacken. Es mucho decir. A nivel nacional está habiendo muy muy buena respuesta, pero lo que nos ha llamado la atención es la cantidad de medios y fans y reclamo que está habiendo a nivel internacional. La prensa está siendo brutal: Japón, Australia, Estados Unidos, Sudamérica, Suecia… Estamos contentísimos. La preventa también nos ha sorprendido mucho, ha sido brutal y el porcentaje de ventas internacionales ha crecido un montón respecto a las ventas de los últimos dos años. Y no hemos hecho más que empezar y hay muchísimo por hacer.

La gente no suele ser consciente del trabajo que hay detrás de un álbum de la calidad de Gea. ¿Cuánto tiempo lleváis trabajando en el álbum?

Podría decir que hemos hipotecado los últimos dos años de nuestras vidas para poder llevar adelante ya no solamente el disco sino el proyecto. Necesitábamos muy urgentemente material nuevo, porque el One in a million ya estaba bien de explotarlo, que eran cinco temas. Yo creo que era uno de los EP más explotados y más rentables de los últimos tiempos. No parábamos de salir a la carretera, que quieras que no retrasa la composición de un nuevo álbum y no es solamente el: compongo, grabo, produzco y lo saco; son tantas cosas de las que cuando no estás dentro de este mundo no se es consciente de que hay que atender a ellas. Por ejemplo, yo llevo el management de la banda y la gestión interna y lo que es el booking de la gira llevo como ocho meses con él y seguimos trabajando y esto nunca para. No hay descanso, no hemos tenido vacaciones. Esto es una locura, entre prensa, tienda online, los proveedores del merchan, los diseños… Aprovecho también para decir que voy en busca de becario o becaria, si alguien quiere, que yo tengo curro para veinte.

16252507_10154303927698061_7705576159387244420_o¿Cuál es tu canción favorita?

Ay. A día de hoy no lo sé. Estoy enamorada de un par de temas, pero es que cada vez que hacemos un ensayo o que volvemos a hacer un set sale uno nuevo. Están en lucha. Ahora mismo por ejemplo me flipa “Your Bane”. Es un tema super crudo, extremo, agresivo…, en el escenario lo voy a disfrutar como una enana. Y luego “Dance of Destruction” también me flipa, es un tema que a nivel lírico habla de una etapa en la que he vivido y por eso creo que me siento tan identificada con él. Y “Barefoot”, un tema que me flipa, porque para todos ha significado un reto a nivel musical, a nivel de ejecución y composición, además la temática de ese tema me llega muy de cerca. Habla de la crisis humanitaria que se está viviendo con los refugiados en todo el mundo; no solo en Siria, donde hay entre cuatro y seis millones de personas afectadas, sino que a nivel mundial estamos hablando de más de 65 millones de personas afectadas. De eso es de lo que habla, de cómo una persona de la noche a la mañana se puede ver despojada de todo y sentirse completamente descalza, no solo físicamente sino en su alma. Soy portavoz oficial de ACNUR desde hace un año y es algo que me toca mucho. Con este disco queremos hacer acciones relacionadas con diferentes ONG, que ya iremos anunciando. Queremos no solamente hacer una crítica de cómo el ser humano está menospreciando o destrozando a la propia humanidad y a la tierra, sino también poner nuestro granito de arena, que no se quede en un simple discurso sino que vayamos a la acción.

¿Cómo y por qué dais el salto de cantar en español a hacerlo en inglés?

En el momento en que yo llegué. Entonces, allá por 2010, había habido muchos cambios de miembros. De hecho, Tobal había llegado hacía dos años, en 2008, Pito llegó en 2006, Adri llegó en 2005. Cuando nos establecimos como banda yo sugerí que trabajáramos en inglés. Por varias cosas: porque yo me siento muchísimo más cómoda cantando en inglés y una vez nos sentamos a hablar del proyecto, si nuestra idea era internacionalizar no tenía mucho sentido seguir cantando en castellano. Llámalo ambición de la banda, llámalo como quieras pero si queríamos cruzar fronteras lo más lógico era empezar a hacerlo en Europa y de ahí ya intentar colonizar el mundo entero.

Una de las motivaciones por las que nace Women And Roll es por el descontento que sentíamos por cómo trataban a las mujeres y como siempre caía algún comentario fuera de lugar que nunca hacen con los hombres. Hemos recogido un par de ejemplos: En una crítica a Gea dicen: “[In Mute] tienen un as en la manga, que es la bella Steffi García”; “Al micro hay una estrella que brilla con luz propia, la bella y la bestia en un pack”.

Chanchán. Soy un as en la manga. Lo de bestia ya lo sabía, lo de bella es una cuestión subjetiva. Alguien está ciego y piensa que soy bella… Sé a lo que te refieres. A mí tampoco me gusta ser extremista a nivel feminista. Muchas veces en muchos de estos mensajes, coletillas, etcétera no hay maldad, hay inercia social. Esos ejemplos me parecen un elogio. Muchas gracias, chicos, chicas, qué alegría. A mí lo que me molestan son declaraciones como hay por ahí que dicen: “In Mute siguen siendo una banda de mierda y lo único que destaca es ese escote”. ¿De verdad? Entiendo que detrás de esas declaraciones hay intención de herir. Hay muchísimas formas de decir las cosas, puedes decir que no te gusta, que la banda no tiene la calidad que tú esperabas, que a nivel compositivo te han defraudado, que no te hemos gustado en el escenario; pero cuando van a herir y demás con ese trasfondo machista esas declaraciones directamente no nos interesan. No tienen fondo argumental.

¿En otras entrevistas has tenido que soportar comentarios machistas?

En entrevistas creo que no. Muchas veces los comentarios que se hacen son sin maldad. Si no van con maldad no me molestan porque soy capaz de entender lo que hay detrás. Sí que ha habido entrevistas en las que me han dicho: “Ay, es que estás tan bella encima del escenario…”. Más que molestarme me da vergüenza. Y si en algún momento algo me ha molestado no he tenido ningún problema en decirlo.

¿Cuál es la peor pregunta que te han hecho, en general?

La peor pregunta que me han hecho en una entrevista y que me ha incomodado muchísimo es si tenía pareja. La parte del corazón la llevo muy mal. No me apetece. Y me preguntaron: “¿Quién es?”. ¿Y qué más te da? Yo estoy allí por mi música y lo que yo haga con mi vida personal queda al margen. Y como ya me han pegado alguna bofetadita desde la prensa rosa del metal pues… Ahora ya estoy más relajada pero hace un par de años o tres me puse un poco con más afán de aislar mi parte personal de mi parte musical, porque hubo una serie de comentarios en una foto mía en Facebook y fue bastante lamentable, la verdad. Anécdotas que ocurren. Las que me pasan suelen ser puntuales, por suerte.

¿Qué pregunta te gustaría que te hicieran?

Me han preguntado tantas cosas… Sí que hay una parte que me gustaría mucho mostrar pero entiendo que tampoco es tan llamativa para los fans que siguen la música en sí: toda esa parte del esfuerzo que conlleva una banda, la trastienda. Cuál es el trabajo. De cara a la galería lo que prima es ver qué hacen los músicos encima de un escenario. Pero cuando una banda nace de un local de ensayo como es el caso nuestro, que hemos tenido la gran suerte de labrar un camino y luchar por nuestro sueño y poco a poco humildemente vamos cumpliendo cada paso de ese sueño que tenemos con muchísimo esfuerzo, creo que es importante que se vea qué es lo que hay detrás, porque hay miles de bandas en España que hacen ese esfuerzo y como no se ve muchas veces no se aprecia. Las preguntas sobre trastienda a mí me molan mucho y como soy muy friki empiezo a hablar de gestión, optimización, redes sociales, margen de… Me encanta.

Muchas gracias y nos vemos el sábado.

Voy a aprovechar para mandar un saludo a toda la gente que os sigue y a los que todavía no os siguen, que echen un vistazo al proyecto que lleváis entre manos porque es muy interesante.