Nikki Hill

El lunes 6 de noviembre tuvimos en la Sala Custom a la gran Nikki Hill y a su elenco de músicos. El concierto estaba previsto para empezar a las 21:00h, así que nosotros llegamos a las 20:30h y en la sala abría a lo sumo 10 personas, es comprensible, es un lunes y en Sevilla, pero el público fue apareciendo poco a poco,  juntándonos unas 150- 200 personas en la Custom (mi ojo clínico no está muy allá) y ¡menos mal!.
A las 21:15h aproximadamente comenzó el show con los músicos afinando sus instrumentos y la aparición de Nikki Hill sonriendo.

Comienza la primera canción y te atrapa un torbellino de rock ‘n’ roll, soul y sur ¿qué puedes hacer ante eso? dejarte llevar sin duda.
Teníamos delante un puro espectáculo, en el fondo un batería impregnado de estilo y clase, acompañando en todo momento el show, dando una muestra de buen hacer e integrando todo en un conjunto con sus numerosos recursos. A la izquierda teníamos a los dos guitarristas: Matt Hill por una parte dándole el toque más sureño, brillando por su pasión al instrumento, y  por otro lado a la guitarrista más impresionante que han visto estos ojos, con aires a Stevie Vaughan (palabras mayores) que mezclaba a la perfección virtuosismo y feeling. A la derecha el bajista, con una fuerte presencia completando la poderosa base rítmica de los temas y por último, en el centro, a la única e inigualable (como decía Matt Hill en el concierto) Nikki Hill.

20171106_225623.jpg

En un set-list de hora y media hicieron un repaso por su nuevo disco y el anterior, intercalando temas más duros con bailones incluso con lentos, que dejaron a un público boquiabierto al descubrir que Nikki Hill todavía tenía mucho que ofrecer, no es solo desgarro, no es solo fiesta y baile, sino que su voz puede llorarte y hacerte sentir especial en el mundo por disfrutar de ese momento que solo ella puede brindarte. Su fuerza, su rabia inundó la sala y a todos los que estábamos allí moviéndonos al ritmo de sus pasos, esperando entre cada “One, two, three” al siguiente tema y demostrando que no es necesario una escenografía cuidada al milímetro para dar magia a un concierto.
20171106_225558.jpg
Hubo momentos brillantes, no puedo sacarme de la cabeza las improvisaciones y los solos de los guitarristas complementándose el uno con el otro, tampoco esos duelos que hacían (o parecían hacer) para ver quién podía más. A Matt Hill chutándote el sur en vena al borde del escenario y a la guitarrista con su ataque de púa en las notas agudas que te hacían creer que no podía dramatizar más la escena hasta que metía un bending con vibrato para partirte en dos el alma y ponerte los vellos de punta.

Después de haber escuchado sus dos discos Here’s Nikki Hill (2013) y Heavy Hearts, Hard first (2015) ¡no doy crédito al conciertazo que han dado! si ya en disco son impresionantes, en directo las palabras se me quedan pequeñas porque se crecen de forma abismal. Las grabaciones, en mi opinión, no captan ni la mitad de lo que podréis ver en el escenario así que si tenéis ocasión de verlos en directo no la perdáis, aunque sea un lunes, saldréis fascinados.

Cuando finalizaron el concierto, el público se congregó en el puesto de merchandising y a los 10 min salieron Nikki Hill y compañía a conocer a los asistentes, se mostraron muy cercanos y amables, firmando discos, haciéndose fotos con todo el que se le acercará, nosotros por supuesto nos hicimos una y les dimos la enhorabuena.

Todavía les queda un largo camino por recorrer, van a concierto por día en su gira y a día de hoy sorprende que lleven en andanza desde finales de septiembre casi sin detenerse. Empezaron en Estados Unidos y ahora están embarcados en una gira europea que empezaron en Alemania y ha seguido por España. Desde aquí les deseamos la mayor suerte del mundo.

nikkimain.jpg

Anuncios

Un, deux, trois… Undo Trois

Undo Trois es un trío musical compuesto por Vicky Luna (voz), Txako Jones (voz y percusión) y Félix Roquero (guitarra) cuyo estreno en la capital hispalense se produjo el pasado 20 de abril en La Sala. Y como a nosotras no nos gusta dejar pasar oportunidades de oro, allí que estuvimos.

El retraso inicial de casi una hora no mermó las ganas del público de conocer de primera mano la propuesta musical de la banda. La atmósfera íntima y cercana propiciada por las características estéticas del local, la escenografía, el buen sonido y la propia presencia del trío generó una conexión especial con los espectadores que se mantuvo de inicio a fin del concierto.

Lo primero que llama la atención al público del trío es la seguridad y profesionalidad que transmiten Vicky, Txako y Félix en el escenario, fruto de, sin lugar a dudas, años de experiencia sobre las tablas. Además de la existencia de una profunda complicidad y un gran cariño entre ellos.

Undo Trois nos regala una muy personal y magistral reinterpretación de temazos del pop-rock internacional del siglo XX, como Dust in the Wind, Losing My Religion, The Trooper o Billie Jean, cantados por las potentes voces de Vicky y Txako y arreglados de forma muy original por Félix.

Vicky y Txako tienen unas de esas voces poderosas y afinadas del Soul/RnB con mil matices que no quieres dejar nunca de escuchar. Son esas voces que sabes que son capaces de cantar cualquier tipo de canción y que suene bonito y personal. Ellas saben hacer suyas las canciones elegidas de tal manera que parece que estuvieras escuchando los temas por primera vez en tu vida. Félix, por su parte, tiene un dominio espectacular de la guitarra y un toque bastante carismático. Verle tocar es sinónimo de disfrute musical. Es increíble ver cómo consigue que la guitarra sea el único instrumento necesario para versionar la mayoría de temas del repertorio de la banda.

Nosotras estamos ansiosas de volver a verlos en directo. Si tenéis la oportunidad, id a disfrutar de Undo Trois… ¡no os arrepentiréis!

Fotos por Sour Cherry